fbpx

¿NUEVAS O ANTIGUAS TENDENCIAS? ¿SALUD O MODA?

Terminando la II Guerra Mundial, nos vimos envueltos en un torbellino de cambios. Cambiamos la “industrialización” por la “tecnologización” de la vida, siempre con el afán de incrementar la producción económica y generar grandes ingresos con mínima mano de obra.

Cambios en la sociedad generan cambios a nivel de las personas, y viceversa. Pasamos de una sociedad rural, artesanal, manual a perseguir la automatización de la cotidianidad y por lo tanto a emprender una carrera contra el tiempo para producir más y ganar más.

La rebeldía de los 70’s

Ante la deshumanización generada por las máquinas apabullantes, surgen una serie de movimientos englobados entre la llamada New Age. Tras ella, no han parado de surgir tendencias “nuevas”, que no son más que traer a la memoria antiguas prácticas que alguna vez beneficiaron a nuestros antecesores, y que con la llegada de la tecnología pasaron a ser totalmente desconocidas para las nuevas generaciones.

Estas antiguas prácticas van desde el resurgimiento de las prácticas herbolarias aplicadas a la medicina y a la cosmética, la difusión de prácticas chamánicas ancestrales en las ciudades, la occidentalización de la medicina Ayurvédica y las prácticas del Yoga y la Meditación venidas del lejano oriente, hasta una serie de nuevas tendencias que hacen alusión a modos de vida primitivos.

El siglo XXI: una olla hirviendo

Basta con mirar la web o darnos una vuelta por farmacias, incluso supermercados y hasta la televisión, para encontrarnos con una información variopinta que promociona una salud inquebrantable, una inteligencia intergaláctica o una belleza inmortal. Basta utilizar un producto determinado, realizar una práctica novedosa, un ritual mágico o una invocación ancestral.

 

El punto es que no todas estas modas están sustentadas de forma adecuada. Ni tienen un fundamento histórico, antropológico o científico. Son el resultado, muchas veces, de inspiraciones mesiánicas que tuvo un alguien, que siguieron otros, que se hicieron “virales”. En nuestro mundo globalizado, rápidamente los hicimos nuestras, dando por sentado que hemos hallado “la piedra filosofal”.

¡Oído al tambor! ¡Con la salud no se juega!

Es muy importante que, antes de seguir una tendencia o una moda, sobre todo cuando se trata de nuestra salud, investiguemos en medios serios. ¡La internet aguanta todo! 

Antes de cambiar de hábitos, de utilizar un nuevo producto, de cambiar tu dieta, de aplicar sobre tu piel alguna poción mágica:

¡lee, investiga, pregunta, busca!

Cuídate de forma simple y natural, pero más importante aún: ¡infórmate!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.